Todos conocemos la calidad de audio de los discos compactos, por ser un disco óptico utilizado para almacenar datos en formato digital. En el caso de los datos de audio cuentan con una calidad muy alta, y es lo que vino a revolucionar la industria de la música desde los 90’s.

Generalmente se reconocen tres tipos maquila de discos compactos:

El disco original. También llamados discos originales, profesionales o inyectados, estos son el estándar de las producciones discográficas en el mundo. Son discos elaborados mediante un proceso de inyección directa en el plástico sobre un molde de cristal. Son plateados por debajo y su impresión puede ser de serigrafía o de impresión offset. Además se puede dar un tratamiento de barniz UV para protegerlos de polvo o rayones indeseados.

El disco semiprofesional. Este tipo de disco compacto es en realidad replicado de otro, sin el proceso de inyección, pero conservando la calidad de audio. También son plateados por abajo y pueden ser impresos con serigrafía u offset con un barniz para protección de polvo y rayones. Este generalmente se ocupa cuando se requiere de un tiraje muy corto.

El disco quemado. (Disco compacto grabable o CD-R) Este disco es replicado de otro por medio de un quemador de CD-R, y también puede tener una impresión con serigrafía u offset.